Reino Unido, bajo sospecha

Posted on Actualizado enn

IMG_0893-Reino Unido-

Un detallado informe internacional acusa a ministros y mandos militares durante los gobiernos de Tony Blair de consentir o ignorar «sistemáticos» abusos de tortura o tratos inhumanos de civiles y combatientes detenidos en Irak por tropas del Reino Unido.

El documento, de 250 páginas, recoge miles de alegaciones de maltrato físico, abusos sexuales, insultos y humillaciones de carácter religioso o cultural denunciadas por más de 400 iraquíes retenidos en zonas de control británico, entre 2003 y 2008.

Entre los abusos se han documentado el de la privación del sueño, alimentos y agua; largas horas en posiciones de extremo dolor; humillaciones sexuales y religiosas; golpes y simulaciones de ejecuciones, asfixia o electrocución.

“El trato abusivo continuó durante casi seis años de operaciones militares en Irak. Estas miles de alegaciones equivalen a crímenes de guerra de tortura o trato cruel, inhumano o degradante”, resalta el informe elaborado por el despacho de abogados británicos Public Interest Lawyers (PIL) en colaboración con el Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR), con sede en Berlín.

El documento, cuyo contenido adelantó el dominical ‘The Independent on Sunday’, forma la base de una denuncia formal ante el Tribunal Criminal Internacional. El texto menciona directamente al entonces ministro laborista de Defensa, Geoff Hoon, al número dos del ministerio, Adam Ingram, y al general Sir Peter Wall entre los presuntos responsables de los abusos. Sus autores argumentan que la gravedad y escala de las denuncias justifican una investigación a fondo por parte de la Corte de La Haya.

Denuncias de presos iraquíes

La guerra de Irak hundió al ex primer ministro británico Tony Blair y puso en entredicho el rigor y ética del ejército de Reino Unido. Se trata de un capítulo aún sin resolver, como demuestra el informe de PIL que recoge por primera vez el cúmulo de denuncias de los presos iraquíes.

Pero, este domingo, el ministro de Exteriores, William Hague, quiso dar carpetazo a la polémica e impedir la revisión del Tribunal Internacional. “Estas alegaciones ya se están investigando o se han resuelto de diversas formas, ya sea mediante encuestas públicas, el panel de abusos históricos, los tribunales británicos o las cortes europeas”, señaló a Sky News.

El ministro recordó que Reino Unido ha admitido “algunos casos de abusos” por los que se han cursado las debidas «disculpas e indemnizaciones». “Pero el Gobierno y las fuerzas armadas”, añadió, “siempre se han mantenido firmes en rechazar categóricamente las alegaciones de abusos sistemáticos por parte de las tropas británicas”. El titular del Foreign Office incidió que que Reino Unido tiene “las mejores fuerzas armadas del mundo», que respetan «los más altos estándares” de comportamiento.

El Tribunal de la Haya aceptó en 2006 que “era razonable creer” que soldados británicos burlaron la ley o la normativa internacional, aunque el número de excesos no justificaba una investigación. Los abogados de PIL confían en que su detallado trabajo forzará ahora la revisión plena de las alegaciones. Es la ocasión, según sostienen, para demostrar que la Corte Internacional también actúa para esclarecer presuntos crímenes de guerra de las naciones poderosas.

Fuente: Elmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s