DERECHOS HUMANOS/ Human Rights

Posted on

IMG_0896

Fuente: ONU

 La OIM y el gobierno de México presentan una iniciativa para proteger a migrantes

29 de abril, 2014 — La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el gobierno de México presentaron una herramienta en línea que tiene el objetivo de proteger y promover la seguridad de los migrantes en tránsito. La plataforma brindará información actualizada sobre diversos temas, incluido la trata de personas, los migrantes menores de edad, los derechos humanos y la prevención del crimen.

La herramienta fue diseñada por funcionarios, representantes de la sociedad civil y oficiales consulares latinoamericanos responsables de prestar asistencia y protección a migrantes, solicitantes de asilo y refugiados.

La OIM recordó que un creciente número de redes del crimen organizado, que operan en la ruta de los migrantes hacia el norte, hace que esas personas sean cada vez más vulnerables a secuestros, explotación laboral o sexual, violencia, robo, violaciones y asesinatos.

Además, los migrantes carecen de acceso a los servicios de salud, alimentos y sitios de descanso en su viaje de América Central a Estados Unidos.

El jefe de la Misión de la OIM en México, Thomas Lothar Weiss, indicó que la magnitud del problema de los migrantes en tránsito por ese país requiere una respuesta más amplia que los programas de asistencia implementados hasta ahora por el gobierno mexicano y varias agencias de la ONU.

Para ello, añadió, deben buscarse soluciones coordinadas que respondan específicamente a las necesidades de los migrantes y, al mismo tiempo, debe fortalecerse la capacidad de las instituciones.

 

Fuente: El Informador

CIUDAD DE MÉXICO (27/ABR/2014).- La incidencia de casos de tortura en México disminuyó 30 por ciento durante 2012 y 2013, como resultado de los trabajos de prevención, capacitación y supervisión que desarrolla el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en México, que dirige la CNDH.

El ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, aseguró que mientras en 2012 el organismo a su cargo recibió dos mil 113 quejas por tortura, en 2013 conoció únicamente de mil 506 casos.

El titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) encabezó una reunión de trabajo con Juan Méndez, relator especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Durante el encuentro destacó que el organismo que preside califica la tortura como una de las violaciones más graves a los derechos humanos y un crimen de lesa humanidad.

En su oficina explicó a Juan Méndez el funcionamiento del Sistema Ombudsman del país e hizo referencia a la forma en que la CNDH fue invitada por el Estado mexicano a fungir como Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en México.

Ello, indicó en un comunicado, a efecto de aplicar las obligaciones asumidas como parte del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura de las Naciones Unidas.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos también entregó a Méndez los informes de este mecanismo de los años 2012 y 2013, en los que se precisan las diversas actividades que realizó este organismo público autónomo sobre la materia.

Entre ellas visitas a centros de detención, instalaciones de reinserción social, agencias del Ministerio Público, cárceles municipales, separos de seguridad pública, centros de detención para adolescentes, albergues para víctimas del delito, áreas de detención en hospitales, instituciones siquiátricas y estaciones migratorias, detalló

 

Source: Human Rights Watch

Global: Update Treaty on Forced Labor

(Berlin) – Governments should mark Labor Day on May 1, 2014 with a commitment to create legally binding standards to prevent forced labor, and to protect and compensate victims, Human Rights Watch said today. The International Labour Organization (ILO) estimates that 20.9 million women, men, and children worldwide are trapped in forced labor.

The International Labour Organization’s Convention 29 on Forced Labor, one of the most important treaties in international labor law, was adopted in 1930 and has been ratified by 177 countries. But many of its provisions are out of date. Governments, trade unions, and employers’ groups will meet in Geneva in June to negotiate supplementary standards that better address contemporary abuses. Human Rights Watch said the new standards should be legally binding.

“Millions of people around the world remain trapped in horrific, exploitative conditions of forced labor that shock the conscience,” said Nisha Varia, senior women’s rights researcher at Human Rights Watch. “Members of the ILO should push hard to equip governments with strong, effective standards and modern strategies for implementing them.”

The treaty’s definition of forced labor and the requirement to make it a penal offense have become integrated into national and international standards. However, most other provisions address forced labor in overseas colonies and are no longer relevant or in effect. Patterns of forced labor have shifted. The ILO estimates that 90 percent of forced labor now takes place in the private economy, including in homes, local businesses, organized crime, and multinational supply chains.

Updated global standards on forced labor would complement anti-trafficking efforts, given the strong overlap between forced labor and trafficking. However, anti-trafficking efforts in many countries have been geared toward trafficking for sexual exploitation, with relatively little attention to identifying and protecting the victims of labor trafficking. Of the more than 18 million people in forced labor in the private economy, the ILO estimates that 4.5 million are victims of sexual exploitation and 14.2 million are victims of labor exploitation.

ILO members will vote on whether these new supplementary standards should be a legally binding protocol that countries could ratify or a non-binding recommendation. In their preliminary indications of their positions, governments are split. Those in favor of legally binding standards include Brazil, China, France, Germany, Mexico, Russia, South Africa, and the United States. Those that prefer a non-binding recommendation include Australia, Argentina, Chile, India, Indonesia, the Netherlands, Norway, Qatar, the Philippines, and Sweden.

“Making a commitment to basic prevention and protection measures to eliminate forced labor shouldn’t be optional,” Varia said. “It’s shocking that despite many governments’ public commitments to fight forced labor, they are reluctant to support the strong protections that could help stop these terrible abuses.”

In the past decade, Human Rights Watch has published 49 reports on forced labor. They cover abuses such as forced begging by children; exploitation in domestic work, construction, agriculture, and mining; forced labor in prisons and drug detention centers; and indefinite conscription. Many victims work long hours in hazardous conditions for little or no pay, face psychological, physical, or sexual abuse, and do not have the freedom to leave because of confinement, debt bondage, threats of retaliation, or other conditions.

These abuses are often hidden from the public eye and carry financial costs for victims and society. The ILO estimates that workers in forced labor situations lose US$21 billion in wages each year and those exacting forced labor make $44 billion in illegal profits. Countries also lose billions of dollars in tax income and social security contributions.

In a recent report, Human Rights Watch described what happened to Andrea N., a Filipina domestic worker who went to London with her diplomat employer and his family from a Gulf country. Andrea N. looked after the family’s children, cooked, and cleaned, seven days a week, with no day off. She started at 6 a.m. and worked until 10 or 11 p.m. every night. “Before we came here, the contract said my salary would be £1,000 [per month], but they paid me £200,” she told Human Rights Watch. “They locked me up in the house in London and when we went outside sometimes they didn’t give me food.”

Selected testimonies from Human Rights Watch reports on forced labor:
In Senegal, at least 50,000 children attending residential Quranic schools are in conditions of forced labor. They are forced to beg and to earn daily quotas of food and money to give to their teachers. Ibrahima T., a 13-year-old boy, told Human Rights Watch: “Every time I could not complete the quota by 10 a.m., one of the grand talibés [assistant teachers] would take me into a room and chain me around my ankles. Then he would beat me with electric cable or a tire strip – the strikes were too numerous to count…. The punishment was the same for arriving late. If I came back after 10 a.m., even with the quota, I was chained until nighttime and beaten.”

In Vietnam, government-run drug detention centers, mandated to “treat” and ”rehabilitate” drug users, are little more than forced labor camps where drug users work six days a week processing cashews, sewing garments, or manufacturing other items. Vu Ban was in his late 20s when he was detained in Center No. 2 (Lam Dong province) for five years. He told Human Rights Watch “I had a quota of 30 kilos [of cashews] a day and worked until they were done. If you refused to work you were sent to the punishment room and after a month [there] you agreed to work again.”

In Qatar, Raju S., a 20-year-old worker from Nepal, said that a recruiter promised him a job working in an office earning 1200 riyals (US$329) a month. He paid the agent 130,000 Nepali rupees (US$1,781). When he arrived, his employer instead made him work in construction and paid him only 600 riyals (US$165) a month. When he tried to refuse the conditions, his employer demanded an additional 1000 riyals (US$275) to break his contract. Raju S. said he had to stay to repay his loans.

 

Fuente: Radio UChile

Estudio señala impacto negativo de minería canadiense en América Latina

Informe presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos busca establecer la responsabilidad extraterritorial de Canadá en la violación de derechos humanos producto de la actividad minera de gran escala, así como regular la facilidad con que se desarrollan las inversiones extranjeras. El caso de Pascua Lama, de la empresa Barrick Gold, es uno de los 22 proyectos analizados en nueve países de la región.

A partir de la resistencia desarrollada por diversas comunidades en el contexto latinoamericano, se han visibilizado varios conflictos ligados a la minería de gran escala, cuyas consecuencias se constatan en el medio ambiente y en la vulneración de derechos humanos.

Así lo plantea un grupo de ONGs que presentó esta semana ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) un informe titulado “El impacto de la minería canadiense en América Latina y la responsabilidad de Canadá”, en el que se identifican varios patrones sobre el actuar de las empresas de ese país, las que representan entre el 50 y el 70 por ciento del total de la actividad.

Además, el texto establece que a pesar de que las autoridades canadienses conocen las problemáticas de los casos estudiados, continúan entregando apoyo político, jurídico y financiero a los operadores de los proyectos.

En ese contexto, y con la finalidad de reflexionar y plantear estrategias comunes frente a los efectos de las trasnacionales, se constituye en 2010 el Grupo de Trabajo sobre Minería y Derechos Humanos en América Latina, autores del informe.

Una de las siete organizaciones integrantes es el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), cuyo director, Lucio Cuenca, apunta tanto a la responsabilidad del Estado canadiense y sus empresas, como también a los gobiernos que no aseguran una legislación para garantizar los derechos humanos de la ciudadanía.

“En la mayoría de los países donde se ha intensificado la inversión minera canadiense, esto ha significado en muchos casos una serie de conflictos y vulneración de los derechos humanos. Hay que fortalecer una regulación que tiene que ver con la facilidad y los incentivos que hoy tienen las inversiones extranjeras. Incluso los gobiernos compiten para ver quien les da más garantías”, analiza.

Al momento de elaborar el documento, los datos del Observatorio de Conflictos Mineros en América Latina (OCMAL) registraban alrededor de 198 conflictos activos ligados a la minería de gran escala. Con esa información se seleccionaron 22 proyectos altamente contaminantes, gestionados y ejecutados por 20 empresas canadienses, cuyas filiales han desarrollado trabajos en Argentina, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá y Perú.

Críticas contra Pascua Lama

En el caso de Chile, el estudio apunta a Pascua Lama, el proyecto de extracción de oro de la empresa Barrick Gold, instalado en la región de Atacama. Sus prácticas y funcionamiento son criticadas por la diputada Yasna Provoste, ex intendenta e integrante de la comisión de Minería y Energía de la Cámara.

“En lo que ha sido una mala política de Pascua Lama no solo hemos visto un deterioro desde el punto de vista de la calidad del ambiente, sino que también una fragmentación muy fuerte respecto del tejido social. Esto, porque algunas malas empresas entienden que la responsabilidad social es entregar dinero para dividir a comunidades, que es lo que hemos visto a partir del proyecto Pascua Lama. Y tampoco me parece justo extender las malas prácticas de Barrick Gold al resto de la gran minería”, explica.

Además de destacar los negativos impactos ambientales que se generan con la contaminación del aire, las aguas y el suelo, el estudio plantea otras condiciones ligadas a la actividad minera: existencia de marcos jurídicos deficientes; desinterés por los pueblos indígenas, reservas naturales y zonas protegidas; escasa participación ciudadana; y poca efectividad de los recursos judiciales.

En cuanto a los impactos socioeconómicos, se identifica la alteración de las fuentes de ingreso y de los modos de subsistencia, lo que genera un mayor empobrecimiento, y las promesas de prosperidad, empleo y soluciones rápidas a la situación de vulnerabilidad de las poblaciones que habitan las regiones mineras.

Asimismo, destaca la criminalización de la actividad de defensa de derechos, el cierre de espacios institucionales de diálogo y la exacerbación de la violencia, amenazas y hostigamientos, además de desplazamientos forzados y división de las comunidades.

Todos estos factores son constatados por Juan Carlos Labrín, coordinador del movimiento SOS Huasco, valle que ha sido afectado por los trabajos de Pascua Lama.

“La minera aún no empieza su proceso de extracción y ya ha causado daños irreparables en el ámbito social de los trabajadores, donde llegan muchos trabajadores, mucha droga, se masifica la prostitución, inclusive infantil. La megaminería promete muchas cosas en cuanto a progreso y desarrollo, pero en términos concretos de crecimiento de una sociedad no lo hemos visto. Incluso, cada vez vemos más pobreza en los distintos valles, ya que la gran minería va acabando rotundamente con la agricultura y la ganadería”, denuncia.

A esto se suma, de acuerdo al informe, la cesión o venta de tierras por parte de las comunidades que habitan las zonas de los proyectos, producto de engaños, maniobras fraudulentas o desalojos forzosos.

Por ello, el objetivo que se plantean las ONGs es abordar la responsabilidad extraterritorial del Estado canadiense respecto del comportamiento de sus empresas, considerando el apoyo económico y político que reciben, el blindaje que poseen a través de acuerdos de libre comercio, la injerencia en los demás países, además de un marco jurídico que no permite prevenir y sancionar las violaciones de derechos humanos ocasionadas por la actividad minera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s