Derecho Constitucional/ Constitutional Law

Posted on Actualizado enn

file000175875802Así funcionará la justicia transicional para civiles involucrados en el conflicto armado 
-Colombia-

Fuente: Ámbito Jurídico 

El presidente Juan Manuel Santos reveló el documento que indica los elementos básicos para la aplicación de la jurisdicción especial para la paz a terceros civiles.
Santos dijo que quienes aparezcan en investigaciones de la justicia ordinaria por haber interactuado con guerrilleros o paramilitares, con ocasión del conflicto interno, deben dar su testimonio de verdad, para que cese todo procedimiento y el tribunal especial lo considere cosa juzgada.


Además, precisó que se consideran actores del conflicto tanto a los agentes del Estado, como la guerrilla y los civiles que hayan intervenido. (Lea: Del impacto político criminal de la priorización de casos en la justicia transicional)
Igualmente, el mandatario sostuvo que “solamente serán juzgados por el tribunal aquellos que hayan cometido crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o genocidio. Esos deberán ser objeto de juzgamiento y sanción”. En ese orden de ideas, agregó que el tribunal solo juzgará a civiles cuando “haya existido participación determinante en la comisión de los delitos más graves y representativos”.
Especificó que el tribunal especial actuará contra un tercero civil si este es “empresario o no empresario, tuvo que ver con el paramilitar o con el guerrillero y que juntos planearon una masacre, vamos a desaparecer a este pueblo, vamos a cometer esta atrocidad”.

oficina_01Unifican jurisprudencia en materia de incompatibilidades para aspirar a cargos de elección popular

-Colombia-

Fuente: Ámbito Jurídico 

Se debe recordar que en la acción de nulidad electoral se acusó a la dirigente de quebrantar la prohibición contenida en los artículos 38.7 y 39 de la Ley 617 del 2000, en la cual se indica que quien resulte elegido alcalde no podrá inscribirse como candidato a cualquier cargo de elección popular mientras detente tal dignidad, ni tampoco dentro de los 12 meses siguientes.
En efecto, Pinto Pérez fue elegida como alcaldesa del municipio de Albania (La Guajira) para el periodo 2012-2015 y ocupó tal cargo hasta el 21 de julio del 2014, fecha en la que le fue aceptada la renuncia presentada; sin embargo, el 25 de junio del 2015 se inscribió como candidata a la gobernación de La Guajira para las elecciones territoriales del año pasado.
Por consiguiente, como entre las dos fechas transcurrieron menos de los 12 meses que exigen las disposiciones mencionadas, en armonía con la modificación de la Ley 1475 de 2011, se surtieron los cargos para que la Sala Electoral del alto tribunal administrativo anulara la respectiva elección. (Lea:En proceso de nulidad electoral se debe probar si ciudadanos constreñidos votaron)
Así las cosas, este fallo de la Sección Quinta, que tuvo como ponente al consejero Alberto Yepes, unifica jurisprudencia en materia de:
• La definición del extremo temporal inicial de la incompatibilidad prevista, para alcaldes y gobernadores, en los artículos 31.7, 32, 38.7 y 39 de la Ley 617 del 2000.
• El alcance de la aplicación de los principios pro homine y pro electoratem en materia electoral.
• Los efectos de la declaratoria de nulidades electorales por vicios subjetivos.
De acuerdo a lo anterior, ahora debe entenderse que, a partir de la elección, surge para quien resulta electo en un cargo uninominal, es decir, el compromiso de cumplir el mandato otorgado, en dos extremos claros: (i) el programa de gobierno que presentó para ser elegido y (ii) el tiempo o plazo estipulado por la norma constitucional o legal para el efecto.

Motivo por el cual la renuncia a un cargo en donde ha mediado el querer popular, por ejemplo, para acceder a otras dignidades, implica, en sí mismo, la defraudación de ese mandato y, por tanto, “ha de entenderse que la misma debe tener consecuencias como aquella según la cual la renuncia no puede enervar la prohibición” que contempla el ordenamiento jurídico en materia electoral.
Por ello es que no puede perderse de vista que el acto electoral antes que el derecho del elegido es el derecho del elector, y en esta materia el principio pro homine opera a favor del segundo y no del primero, lo que se traduce en pro hominum (humanidad), pro electoratem (electorado) o pro sufragium (electores).
Lo expuesto permitió a la Sala concluir que el vocablo periodo, para efectos de determinar la prohibición que se consagra en los artículos 38.7 y 39 de la Ley 617 del 2000, “debe ser entendida desde una sola perspectiva: la institucional u objetiva en tanto el mandato otorgado implica que el mismo se ejerza durante el espacio temporal fijado en el ordenamiento constitucional, por cuanto hoy en día es elemento normativo de la descripción típica”, conceptuó la providencia.
Hay que decir que con esta precisión jurisprudencial no es que se desconozca que el elegido pueda renunciar en cualquier momento al mandato que le fue otorgado, como también lo es que trascurrido un año del mismo aquel le puede ser revocado. “Solo que la dimisión no le da el derecho a acceder a otro cargo de elección popular hasta tanto no transcurra el periodo para el cual fue electo, pues el compromiso con los electores era la permanencia y la terminación efectiva del mismo”, concluyó el alto tribunal.
Vale la pena mencionar que el caso de la demandada fue fallado conforme los parámetros jurisprudenciales vigentes al momento de los hechos (C.P. Alberto Yepes Barreiro).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s